Reseña del Taller de Voz

El pasado 30 y 31 de marzo asistí a un taller de voz impartido por las actrices y docentes Lola Polo y Silvia Nieva. El taller duró cinco horas que se dividieron en dos días y estuvo lleno de actividades lúdicas diseñadas para el autoconocimiento, la observación y la producción del sonido.

La premisa principal con la que yo me quedé es que hay que aprender a encontrar la libertad de la voz dentro del cuerpo. A continuación aparece un resumen de los ejercicios que más recuerdo por su similitud con los ejercicios de otras disciplinas que he estudiado (danza contemporánea, yoga, cante) y que a mí me sirven mucho.

1)     Relajación. Consiste en estar en el momento presente, de pie, sentada o costada en el suelo con una respiración profunda y tranquila. Cuando uno está relajado es más fácil evitar los sonidos nasales o la falta de proyección de la voz. A su vez, una prestancia relajada permite trabajar más tesituras en la voz sin necesidad de forzar la garganta.

2)     Practicar la respiración tridimensional. Nuestros pulmones, y por ende los músculos que rodean la caja torácica tienen la capacidad de moverse en tres ejes: arriba-abajo, hacia los costados, y de frente hacia atrás. Podemos practicar hacer respiraciones lentas y profundas en estas tres dimensiones por separado y luego probar una integración de las tres posibilidades (ellas sugieren intentar hacer unas cinco respiraciones y observar qué pasa).

3)     Administrar el aire. Hicimos un ejercicio muy divertido en el que hacíamos como que teníamos un bote de pintura en aerosol y hacíamos un graffiti de nuestro nombre. Además de divertirnos mucho, aprendimos a administrar el aire con el que contamos, de nuevo, sin forzar. Aprendimos que la expulsión del aire, y más tarde, la producción de oraciones, debe tener un principio, desarrollo y fin y si se te acaba el aire antes de llegar al final, es mucho mejor parar, respirar y seguir para que todas las palabras tengan su presencia.

4)     El sonido sale del cuerpo, no sólo de la garganta. El cuello tiene que estar tranquilo y la postura en la que nos encontremos no debe bloquear el sonido. Este ya me parece un trabajo más profundo y en vez de contárselos, los invito a que vengan al próximo taller.

5)     Proyección-Articulación. Para alcanzar este objetivo hay que trabajar varias cosas. La primera es que hay que hacer ejercicios en los que dibujemos bien las vocales, incluso exagerándolas. Se puede hacer una combinación de “ha-o-he-i” en donde la “h” tendrá un sonido aspirado. El objetivo es abrir bien la boca para no tapar la salida de la voz, pero también, buscar abrir espacios internos para aumentar la resonancia y la claridad. Es importante poner atención a la articulación de la última sílaba en una frase para que no desaparezca y poner atención  a las palabras terminadas en “dad”, “ros”, “guir”. Parte de una buena proyección es que la articulación llegue hasta el final. Recordemos el principio: un pensamiento coherente tiene un principio, desarrollo y fin. Si esta idea se quiere comunicar en voz alta también debe tener un principio, desarrollo y fin, y debe estar apoyada por nuestra respiración.

6)     Explorar diferentes registros. Lola y Silvia son unas verdaderas expertas en el uso de gestos corporales que nos hacían explorar registros ocultos sin sentir vergüenza. Con el uso de sus manos y su cuerpo eran capaces de indicarnos cómo alargar un sonido, cómo buscar los tonos graves y los agudos. Es importante explorar distintas tesituras porque esto nos permitirá tener una mayor variedad y expresividad.

7)     Conectarme con el otro. En este caso, el otro es mi audiencia. Insistieron en que no solamente hay que estar al tanto de cómo me sienta yo y cómo suene mi voz, sino que hay que procurar usar la voz para conectarme con quien me esté oyendo para intentar que de verdad me escuche. Lograr esta cercanía no es fácil cuando no se tiene contacto visual, pero probar diferentes registros ayuda para ver las reacciones que pueda tener el público.

Por último, les dejo un vídeo para conozcan a estas excelentes profesoras de voz:

Lola y Silvia ofrecen talleres de voz diseñados a medida en el área de Madrid y las puedes contactar por correo electrónico:

silvia_nieva_3@hotmail.com

lola_polo_13@yahoo.es

My second speech

 My second speech was called Dangeorus Heigths. I thought it would be the perfect opportunity to challenge some cultural assumptions about high heels, present the health risks associated with them and and talk about their history.

In Toastmasters the objectives of the second project are the following:

Speak for 5-7 minutes.

Create a strong opening and conclusion.

Select an appropriate outline which allows listeners to easily follow and understand your speech.

Make your message clear, with supporting material directly contributing to that message.

Use appropriate transitions when moving from one idea to another.

From the manual I learned a very useful technique to organize information that I had never used before and I think I’ll use it from now on because it helped me solve one of my biggest challenges as a communicator: there is so much I want to say that it is really quite a challenge to decide what the main point will have to be.

The preparation technique consist in writing your main idea as a key word or short sentence on a card. Then you can develop the idea on the other side of the card. What I did in addition to this was to add a word on the corner classifying the idea developed on the card as INTRO, CONCLUSION, HISTORY, SYMBOLISM, HEALTH.

Once I got to writing down my outline the cards were very helpful because I could place them and move them according to the classification I had made. this allowed me to notice that if some information was repetitive or if it didn’t really support the main thread.

When I got to the club meeting, I made sure I arrived a bit early so I could place my visual aids under the lectern. I learned from the first speech

Toastmasters International
Toastmasters International (Photo credit: Wikipedia)

that it is not a good idea to come up when you are called and waste precious time and attention shuffling papers around.

I was very nervous, as usual, but I’ve been learning how to control myself. I was shaking at first but I managed to stop and breathe, smile and get talking!

The feedback I got from the club was wonderful although I must say it is not all objective, and if you are sensitive to criticism, like I am, you’ll have to learn how  not to take it personal. After all, the point of joining Toastmasters is to polish your public speaking  skills, and you have to consider your audience’s perceptions of what you say and how you say it. Overall, the club noticed my improvement in my use of notes  (I didn’t use tham at all, I memorized the whole thing!), visual aids and body language; they suggested I need to speak louder, smile more often and add vocal variety.

It took me a few days to recover from the stress of preparing and the adrenalin from delivering, but I finally feel ready to start preparing project number three.

Consejos para mejorar la memoria y el dominio de las lenguas B

Foto de Juan Ramón Rodríguez Sosa

Hace poco leí en Interpreter Training Resources dos de los mejores consejos que he encontrado este año para trabajar  la memoria y los idiomas al mismo tiempo. Como tengo una tendencia natural a hacer varias cosas a la vez, uno de mis mayores retos en general es el de mantener la concentración en una sola cosa durante el tiempo que sea necesario, ya que según muchos estudios y muchas técnicas de meditación y aprendizaje, así se aprende mejor y más rápido.

Una de las metas que me he fijado de aquí a tres meses es la de rescatar mi nivel de inglés para que vuelva a ser una lengua A en toda regla y mejorar mi nivel de francés para que pase de lengua C a lengua B.

Los ejercicios que he empzado a hacer son los siguientes:

1) Elegir un texto bien escrito y aprender de memoria entre 5 y 10 líneas del texto todos los días. Al día seguiente, antes de aprenderme el siguiente fragmento, recuerdo la sección anterior.

2) Elegir una entrevista y aprenderse de memoria un fragmento de uno a dos minutos. Imitar la entonación y la pronunciación del orador.

Ventajas:

Con estos ejercicios he conseguido ampliar mi vocabulario pero no con palabras aisladas sino con estructuras enteras. Además de ejercitar la memoria y la concentración he rescatado estructuras de lenguaje que habían caído en la pasividad (o sea que obtengo tres ventajas invirtiendo el tiempo en un solo ejercicio).

Observaciones:

Mi formación como bailarina me enseñó a evaluar si una técnica es coherente y conduce a una mejora progresiva, y tras meditar un rato en la introducción de estos ejercicios a mi rutina de estudio diaria, decidí que me gustaban por que el avance es progresivo, evaluable y no supone un esfuerzo poco realista en cuanto a tiempo o capacidad.

Mi formación en pedagogía (de la danza y de inglés) me dio suficientes herramientas para formarme mi propio plan de acción, evaluación y retroalimentación. Mi plan de acción consiste en hacer ambos ejercicios todos los días pero alternando los idiomas. Es decir que un día trabajo el inglés y otro día trabajo  el francés. Así no me agobio.

Consejos:

Para trabajar el inglés elegí un buen libro para el primer ejercicio y las presentaciones de www.ted.com para el segundo. TED tiene transcripciones interactivas, lo cual me permite trabajar fragmentos muy pequeñitos al principio para luego alargarlos poco a poco. Así puedo enfocarme de verdad en perfeccionar detalles. Me gustó también descargarme el vídeo en Itunes porque así me distraigo meno con todas las posibilidades de Internet (la comunicación 2.0 es una gran aliada pero también puede ser un enemigo).

Para trabajar el francés estoy usando textos de Le Monde Diplomatique y los vídeos de www.french.yabla.com que aunque no es gratis, es excelente porque además de las prestaciones de la página web me puedo descargar los vídeos y transcripciones. Otra página que me gusta mucho y sí es gratis es www.lingq.com, lo malo es que no tiene vídeos.

Es indispensable grabarse y escucharse . Yo uso el programa Audacity y guardo mis prácticas en una carpeta bien catalogada. Cada sesión comparo mi voz con los originales y cada semana comparo mis grabaciones anteriores para comprobar si he mejorado y en qué.

Siempre viene bien tener en cuenta nuestra propia manera de aprender. En mi caso las relaciones musicales y kinestésicas son bastante importantes.  A veces memorizo mejor si me invento una tonada, si encuentro rimas, imágenes impactantes o bien si me imagino los pasos de una coreografía.

Por último, para mí es importante  pedirle a un nativo del idioma en cuestión que me escuche y me dé su opinión. A veces entro en debates eternos sobre cosas como la pronunciación de una «e» por aquí o un sonido nasal por allá pero tiene la ventaja de que el debate me permite practicar la lengua en cuestión y que al final esa persona me dice si lo he dicho bien o si tengo que afinar algo que quizás se escape a mi percepción.

Estos ejercicios me han dado una dirección de trabajo clara, gradual y motivante.

Ideas para mantener tus idiomas activos

Hace unos meses, un buen amigo, Bertrand Debarnot, fundó en Madrid un club de debate y conversación en francés. El club se reúne cada dos semanas en la Biblioteca Central para una sesión en la que hay una frase del día, una presentación y una sesión de debate. Después, los que podemos nos vamos a un bar que está en la esquina para continuar la agradable convivencia en francés.

Las ventajas que me ha aportado esta actividad en comparación con una clase tradicional o un intercambio tradicional son las siguientes:

  • Nos reunimos cada 15 días, con lo cual el pretexto de que no tengo tiempo, no vale. Me organizo y ya está.
  • Es gratis. Eso es. No hay cuota mensual, ni anual ni matriculación.
  • Gracias a la estructura de la primera parte de la sesión, cada vez aprendo algo, me llevo alguna corrección, alguna mejora y amplío mi cultura general.
  • La sesión informal en el bar me recuerda la experiencia de imersión total que tuve el verano pasado en Niza y practico todo el vocabulario necesario para una interacción social natural y agradable.
  • Además de la reunión el blog de DialoguesMadrid me ayuda a no desconectar del todo entre sesiones.

Les dejo un enlace para leer el artículo que ha hecho el periódico Le Petit Jounal y ver la foto del club.

http://www.lepetitjournal.com/communaute-madrid/97334-dialogues-madrid-la-langue-de-moliere-autour-dune-biere.html

¡Enhorabuena, Bertrand!

Sobre el uso de la voz – ¡Queda sólo una plaza!

En mi experiencia como profesora de ingés y como intérprete me di cuenta rápidamente que mi formación nunca había incluido un estudio concienzudo de las técnicas del uso de la voz.

¿Cómo me di cuenta? Los síntomas comunes en la enseñanza eran que en grupos grandes mis alumnos no me oían, me fatigaba mucho impartir durante muchas horas seguidas y hacia el final de la jornada sentía que mi voz perdía fuelle, y lo peor de todo es que cuando me daba el más mínimo resfriado se me convertía en faringitis y me quedaba afónica y en este mundo de la enseñanza freelance una clase no dada es una clase no cobrada.

En el ámbito de la interpretación el problema era que tras una o dos jornadas de trabajo la garganta me empezaba a picar, mi voz se volvía monótona y toda la zona del cuello y hombros se me fatigaba en exceso.

Mi pasado y presente en el mundo de la danza y del acondicionamiento físico me proporcionaban cierto alivio para la tensión muscular, pero no para el problema interno de la garganta y uso de la voz.

Uno de mis más grandes descubrimientos para paliar estos problemas fue tomar un curso intensivo que en aquel momento se llamó «La voz como instrumento» en Madrid. Por desgracia fue imposible volver a juntar un grupo y no había podido localizar otro curso similar hasta ahora.

Comparto este taller que se impartirá a fines de marzo en Madrid y que recomiendo muchísimo a todos los intérpretes y profesores que sufran de los mismos achaques que yo.

 

My first experience delivering a speech

So I did it. I gave my first speech yesterday at the Madrid Toastmasters Club. I join this public speaking club for two reasons:

  • I needed an effective way to keep my English sharp
  • I wanted to develop this skill in a specific and focused manner, because interpreters, after all, are public speakers too.

From preparing my icebreaker  (this is the name given in the club to your fisrt project) and from the feedback I got from my mentor, evaluator and fellow club members I learned the following lessons:

  • Preparation: In order to sound natural and fluid you have to rehearse a lot. Interpreters, preparing the terminology is not enough. Making sure you can deliver the sentences that use the terminology that you have so diligently prepared in a pleasant voice and with proper pronunciation and inflection is important too.
  • Vocal variety: if you get monotonous, you are going to put your audience to sleep, especially if they are listening to you through headphones and  can’t see you.
  • Fillers: there is nothing more annoying than the constant use of uhm, erm, ahm. Dear interpreters and public speakers, if you don’t know what to say it is much better to wait in silence than to take up time and mental space with an utterance that doesn’t mean anything. Your audience will appreciate it and you’ll save your vocal chords to say what you really need to say.
  • Speed: Less is more. I know from experience that when you have to stay close to the speaker, you feel you have to speak fast so you don’t fall behind. Be careful, though. If your delivery gets too brisk no one is going to know what you are saying, and that would defeat the point of your interpretation. The best thing to do, as usual is to practice, record yourself and then listen. Be honest and objective. Have someone else listen to your recording and get their feedback. If you have chosen this profession, chances are you already have a naturally quick mind, but the lighning speed with which an interpreter can absorb, analyze and transform, is not the natural speed in which an audience processes auditory stimuli.

It’s not a matter of will, it’s a matter of time, really.

That’s right. Everybody says that when there’s a will there’s a way, but I work full time and I’m starting a business. I really want to keep up my working languages and improve my passive language, but so far, I’ve only been able to stay afloat and not loose what has taken me years to achieve.

So here is what I do and I hope it helps other aspiring linguists with tight schedules

English

My husband and I speak English at home and we watch all our entertainment in that language. That helps a lot, but it’s not enough. Since I know he understands Spanish perfectly, I get lazy and do the very Chicano code-switching. In order to remedy this dangerous complacency, I take every opportunity I have to speak to a native English-speaker. I stay in touch via e-mail with some of my friends from college and I read the news in English every day. Every third boob I read is written in this language and I teach one English class a week. This particularly interesting because, on top of the extra income, it provides me with a scheduled opportunity to research vocabulary or rules of style, not to mention it keeps my oral skills in check.

My secret weapon, though is  my membership and regular attendance to a local chapter of the international leadership and public speaking club Toastmasters. I stress the fact that I attend regularly because otherwise is near pointless. this club meets every two weeks giving me the opportunity to interact with other native speakers, bilingual people and Spaniards with varying levels of proficiency. When following the program you are assigned a mentor who will help you prepare your first four speeches. Writing a speech has been a very interesting learning experience. Interpreters have to render a speech in a different language on a regular basis, but they never really get to write and deliver their own. So by doing this, I’m gaining valuable insight into my future clients’ perspective (I remain optimistic). Another added benefit of the Toastmasters program, is the fact that they suggest several techniques to improve your public-speaking voice. In my experience, this is crucial and should be part of every training program. Knowing how to use your voice will help you prevent voice strain caused by improper breathing, and it will also help you correct certain unpleasant qualities such as mumbling, exceeding speed, monotony or exceeding volume.

French

French is my passive language. I have been studying French for a few years now and spent some time in beautiful Nice last summer. Although I love the language, the fact that my husband has no interest in learning it whatsoever means that I can’t sneak in the winner combination of business and pleasure and watch a movie in French from time to time. I have to do magic and find time to stay in touch with this language. I read some international headlines and news summaries from different sites in this language on a daily basis and I try to listen to the radio at least three times a week.

Same as with English, I try to stay in touch with my French-speaking friends and I replicated the secret-weapon-strategy of joining a conversation club. DialoguesMadrid also meets twice a month at a public library. We first have a structures session in which there is speaker who delivers a «mot-du-jour,» then there is a features speaker who delivers a presentation on a topic of her choice (previously approved by the moderator) and then the speaker opens the floor for debate. After the library closes, we head out to a bar and have an informal social interaction. DialoguesMadrid has the additional benefit of the blog that Bertrand, the founder and moderator, writes. In the blog hw published regular posts in different categories such as «le verb du jour», «l’expression du jour» or «petites histoires». Besides adding this blog to my daily French reading, I like that Bertrand (the blogmaster and founder of the club) publishes an account of each session and evaluates the speaker giving grammar or vocabulary corrections and an overall account of their performance.

Spanish

Spanish is my native language and here I feel I can add a lot of value if I manage to overcome a challenge. I was born and raised inMexico and I’m trying to enter the European market. What does this mean? Well, it means that from past experience I know some agency seek me out because I can deliver an interpretation in a very neutral and internationally understood of Spanish that makes me aware of the cultural nuances of Latin-America, but it also means that if my accent doesn’t sound neutral enough on the phone when a potential client calls me, it can be a huge turn-off for them and I may loose the job. I have learned not to take this personally.

In order to absorb the way my potential clients use language (inSpain, specifically) I read the news, books, go to the movies, but mostly, I listen. I work as an office manager in a financial firm inMadrid, and besides the fact that it has given me perspective and economic stability, this job has provided me with the invaluable opportunity to be inside my potential clients’ shoes. Everyday, I listen to all the things my colleagues say and to the way they say them: inflection, context, emotional charge, demeanor. I am aware that many speak good  English but I’m also aware of the language needs that go unmet. I wish I had done this the first time I dove into the freelance world, but the opportunity wasn’t there, I was a recent immigrant back then.

Mexico lives in my heart and I must never forget the wonderful and playful way in which people speak back home. Their choice of words, their nuances and inflection add richness to the A language into which I will interpret that must never be forgotten or underestimated. To keep my Latin-American connection to language alive, I simply let it flow whenever there is a chance.