Feliz verano

El caracol y el mar

Feliz verano

Para hacer una buena interpretación ya sea simultánea, consecutiva o de enlace, lo primero, es escuchar. Para ser un buen comunicador, también.

Cuando era pequeña, mis padres me llevaron un día a una playa de arena dorada en el Pacífico mexicano. Cuando empezaba a atardecer salimos a dar un paseo la playa. Un caracol me llamó la atención por su silueta redondeada y sus colores arena y coral.

Mi mamá me dijo que me lo acercara y que escuchara con atención porque dentro del caracol se oía el eco del mar.
Este verano aprovechemos para respirar y reaprender a escuchar. Quizás,al igual que el caracol nos revela el eco del mar, escucharnos a nosotros mismos y a los demás nos revele el misterio de nuestra propia profundidad.